Preocupación por el posible cierre de la Clínica Santa Cruz de La Loma en San Gil, ante suspensión de servicios a la EPS Medimás. La gerente de la entidad habló ante los medios de comunicación y expuso la gravedad de la situación, tanto para usuarios como trabajadores.

El día 15 de septiembre la Superintendencia Nacional de Salud, inició el proceso previo para deshabilitar la EPS Medimás en varios departamentos dentro de ellos Santander y por consiguiente San Gil.

El personal del centro de salud adquiere sus ingresos netamente del trabajo que realizan allí, siendo este su medio de subsistencia y por eso tienen planteadas estrategias de movilización.

Alrededor de 200 empleados directos laboran con la Clínica Santa Cruz de La Loma, además, de los trabajos indirectos que pueda generar, a su vez, la prestación de servicio a más de 30 mil usuarios en la Provincia de Guanentá se verían afectados con la decisión de no autorizar el funcionamiento de la EPS Medimás. 

Desde la directiva de la Clínica Santa Cruz de La Loma, han optado por entablar diferentes acciones con el fin de evitar que sus servicios se vean perjudicados y llegue el momento de tener que cerrar sus instalaciones.

Los trabajadores de la unidad sanitaria hacen un llamado a las entidades gubernamentales para brindarles posibles soluciones y a dar paso al dialogo donde puedan expresar sus opiniones.

Periodista: Heriberto Mariscal