Con el objetivo de ejercer la caridad con el prójimo, la Diócesis de Cúcuta entregó más de 1.600 toneladas de alimentos, beneficiando a cerca de 273.000 familias.

Con mercados, ayudas económicas, refrigerios y elementos de aseo se acercaron, a través de otras instituciones, a miles de personas vulnerables que han experimentado necesidades en medio de la pandemia por el covid-19.

El Banco Diocesano de Alimentos (BDA), la Corporación de Servicio de Pastoral Social (COSPAS) y el Asilo Andresen, entre otras instituciones eclesiales y organismos internacionales, donaron generosas cantidades de ayudas en los sectores vulnerables de la ciudad, el campo, con los migrantes y niños de escasos recursos.


Más de 114.163 mercados, 71.940 apoyos económicos, 1.132 paquetes con elementos de aseo, entre otras donaciones han sido dadas desde el mes de marzo de 2020 hasta la fecha actual, durante cada 15 días.

Para el 2021, las jornadas de caridad continuará en todo el sector urbano y rural de Cúcuta, las cuales se fundamentan en llevar mensajes de esperanza y fe a las personas necesitadas. La Diócesis de Cúcuta espera seguir contribuyendo en medio de la crisis sanitaria y económica que se vive en la zona.

Por Silvia León Sisa.