De acuerdo con el Instituto de Investigación Humboldt, de las 29 especies de tortugas continentales que hacen presencia en el territorio nacional, 10 están catalogadas en peligro crítico, en peligro o vulnerables a la extinción.

Son 322 especies de tortugas las que han logrado sobrevivir al paso del tiempo en el planeta, de las cuales siete son marinas y 315 continentales terrestres o de agua dulce. Sin embargo, está en alto riesgo de desaparecer, como ya le sucedió a ocho especies y dos subespecies.

De acuerdo con los biólogos, estos animales son considerados como uno de los grupos de vertebrados con más amenazas en el mundo, debido a que más de la mitad de las especies sobrevivientes está en vía de extinción por diversas actividades impulsadas por el ser humano.

Según un informe presentado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), estos reptiles cuentan con un grado de amenaza superior al 58 por ciento, muy por encima del de los anfibios, mamíferos y aves.

Uno de los países con mayor riqueza de tortugas en el planeta es Colombia, ubicado en el séptimo país por albergar más de 30 especies: 29 continentales (de agua dulce, semiacuático o terrestre) y cinco marinas.

Sin embargo, ese título biodiverso peligra por cuenta de acciones antrópicas. Del total de especies de tortugas continentales, que tienen su mayor distribución en las cuencas del Amazonas y el Orinoco, 10 corren un alto riesgo de extinción: dos están Peligro Crítico (CR); tres En Peligro (EN) y cinco son Vulnerables (VU).

Dentro de las especies amenazadas están la charapa (Podocnemis expansa) y la tortuga del río Magdalena (Podocnemis lewyana); mientras que la terecay (Podocnemis unifilis), la carranchina (Mesoclemmys dahli) y la inguensa (Rhinoclemmys diademata), están en peligro de extinción.

Por Diana Merchán