Manifestantes consideran la detención como falso positivo