Autoridades ambientales instalaron una barrera de contención, con el propósito de evitar que el crudo avanzara su recorrido en las aguas del Río Oibita, en Oiba.

Según la Dirección Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, son 36 personas quienes trabajan arduamente para detener el crecimiento de la mancha de crudo que se aproxima a la represa de Topo Coro, lo que podría generar mayor emergencia ambiental en Santander.

“Se han recogido 180, de los aproximadamente 240 barriles que transportaba el vehículo y 140 bolsas de material contaminado”, señaló la entidad ambiental.

Más de 4 mil galones de combustible cayeron a las aguas del río Oibita, luego de que un camión tipo cisterna se volcara en la vía. La mancha de crudo llegó hasta el afluente, generando una grave contaminación.

“Logramos establecer con el conductor del vehículo que se transportaban unos 8.860 galones de crudo blanco, de los cuales la mitad cayeron al río, desde el momento de la emergencia se instalaron barreras de contención para evitar el avance de la mancha”, informó el comandante de Bomberos de Oiba, Orlando Murillo.

La situación ya afecta a los habitantes de ocho veredas cercanas al río, quienes esperan una pronta solución.

Por Silvia León Sisa.