A pesar de ser una madre invidente, una mujer sigue buscando ayuda para poner en tratamiento a su hijo para mejor su salud y subsistir en época de pandemia.

Desde el pasado 15 de abril, Farith Acevedo, una mujer invidente residente del municipio Morales del departamento de Bolívar, perdió su trabajo a causa de la pandemia, como si fuera poco su hijo de tan solo 22 meses de nacido, al parecer, sufre el síndrome de Diamond Blackfan.

Este síndrome es un trastorno muy poco frecuente por el que la médula ósea no produce suficientes glóbulos rojos, por esta razón el pequeño ha recibido 15 trasfusiones de sangre y su mamá en condición de discapacidad, ha tenido que enfrentar un año de pandemia, lejos de su hogar y viviendo por más de 7 meses de la solidaridad de los demás.

No solo el COVID-19 ha dejado desempleada a la madre y a la suerte la salud del pequeño Emanuel, pues se aproxima el mes de diciembre y aún sigue esperando la respuesta de su EPS para poner en tratamiento a un bebé quien enfrenta un síndrome poco común y un virus a nivel mundial que tan solo en Santander ha dejado más de 1.800 fallecidos.

Periodista: Martha Rincón