Nylah Anderson tenía tan solo 10 años cuando en diciembre del 2021 realizó un reto viral denominado ‘Blackout Challenge’, en donde la menor se autoasfixió su madre la encontró inconsciente y aunque tuvo asistencia médica, la niña murió días después.

La mujer considera que esa red social tiene responsabilidad en la muerte de su hija e instauró una demanda contra TikTok por homicidio culposo y negligencia, sustentando su acusación en que el algoritmo de recomendación supuestamente determinaba que el letal reto probablemente sería de interés para su hija Nylah Anderson.

Por su parte los representantes legales de TikTok negaron que su plataforma tuviera implicaciones en la muerte de Nylah, “este ‘desafío’ inquietante, del que la gente parece enterarse de fuentes distintas a TikTok, es anterior a nuestra plataforma y nunca ha sido una tendencia. Seguimos atentos a nuestro compromiso con la seguridad de los usuarios y eliminaríamos inmediatamente el contenido relacionado si lo encontráramos. Nuestro más sentido pésame a la familia por su trágica pérdida”, respondió la red social.

En los últimos años los retos virales se han convertido en tendencia durante los y preocupa que los más jóvenes están siendo perjudicados por ciertas actividades que son aplaudidos por los demás y que se miden realmente por la cantidad de “likes” pero que pueden ser perjudiciales para la vida.

Por Diana Merchán