Las autoridades locales de Lier, una ciudad ubicada al norte de Bélgica, pidieron perdón a la sociedad por las tres condenas a las mujeres que practicaban brujería, quienes fueron ejecutadas a finales del siglo XVI.

Foto suministrada por Joren De Weerdt. La ‘piedra bruja’, lugar la última quema de brujas en Lier.

Una pariente de una de las “brujas” será la encargada de recibir la disculpa, de manera oficial. “Este es un recordatorio del peligro de tener un gobierno guiado por rumores e histerias, pero también de que el coraje de una persona puede marcar la diferencia”, afirmó Rik Verwaest, concejal de la ciudad, para un medio local.

En 1590, las mujeres que practicaban hechizos eran torturadas, estranguladas y quemadas cuando aún podían respirar, es por eso que el nuevo gobierno local desea remediar la historia con las disculpas que serán entregadas a los familiares de las víctimas el próximo 20 de enero.

Por Silvia León Sisa