El programa departamental ‘Mi Techo es un hecho’ llegó hasta los municipios de Curití, Coromoro y Ocamonte, donde decenas de familias recibieron la mejor noticia de sus vidas.

Las familias santandereanas están recibiendo más ayudas para cumplir sus sueños. Esta vez en los municipios de Coromoro y Ocamonte 22 familias recibieron subsidios de mejoramiento de vivienda, por medio del programa “Mi Techo Es Un Hecho”, una estrategia que suma más de 1.200 millones de pesos para las familias del sector rural.

Por su parte, el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado, visitó la zona rural de Curití, donde también evidenció la alegría de los seleccionados para el proyecto.

“Hoy visité la zona rural de Curití, donde entregamos 30 viviendas más de “Mi techo es un hecho”, una estrategia en la que hemos destinado 1.840 millones de pesos para cumplirle a las familias nuestra promesa de mejorar sus condiciones de vida”, detalló Aguilar, desde su cuenta en Twitter.

Las familias de don Arnulfo, Luis, Jonathan, Patrocinio, José y doña María Isabel, salieron beneficiados, y no tendrán que preocuparse más por pagar un arriendo sino disfrutar de un entorno seguro y acogedor.

Por Silvia León Sisa.