En una empresa, liderada por mujeres, se creó un nuevo tipo de ladrillo resistente y eco-friendly, en Kenia. 

Video de la cuenta oficial de Gjenge Maker.

Los resultados de trabajar con residuos de plástico nunca fueron tan efectivos como en Gjenge Maker, empresa ubicada en Kenia, África, donde se desarrollan ladrillos a base de la basura no orgánica que se tira entre la población de este continente. 

Cerca de 1.500 ladrillos se crean al día en esta organización creada por la ingeniera de materiales, Nzambi Matee, quien es la cabeza principal de la idea amigable con el medio ambiente, donde se aprovechan los residuos de fábricas, residencias y otros sectores. 

En el 2017, Gjenge Makeer fue inaugurada y logró ofrecer trabajo a decenas de mujeres desempleadas en Nairoibi, capital de Kenia. Desde su fundación, esta empresa se ha encargado de reciclar más de veinte toneladas de residuos de plástico, mediante el método creado por Matee.

Equipo de trabajo en Gjenge Maker.

Los ‘Plastic Bricks’ se consiguen gracias a la mezcla de arena y los residuos, los cuales después se calientan para comprimirlos en moldes como fase final de la creación de estos ladrillos. Los precios varían dependiendo de su grosor y color, ya que son diseños únicos de la ingeniería keniana. 

Con este proyecto, Matee espera ayudar a las poblaciones vulnerables quienes no tienen un acceso económico para los materiales de construcción de sus viviendas en Kenia. 

Por Silvia León Sisa.