En Norte de Santander, Labateca celebró los 301 años de la renovación del voto a la Virgen María; luego de ser ella, según los habitantes, quien milagrosamente salvó al municipio de un desastre natural.

Hace más de 300 años los habitantes de Labateca sintieron el riesgo de perder su pueblo y estaba en riesgo sus vidas. Grandes grietas en el parque principal daban a entender la remoción en masa que se estaba presentando.

Antes de evacuar, sus habitantes prefirieron pedir la ayuda divina y fue así cómo, según la historia, la intercesión de la virgen de las Angustias obró el milagro, pues se dice que luego de la procesión y misa, éstas grietas empezaron a cerrarse. Han transcurrido 301 años y aunque el municipio está en alto riesgo, sus habitantes siguen confiando en la protección de la Virgen María.

Las multitudinarias procesiones se vieron alteradas este año por el aislamiento social, limitadas a unas pocas personas en la celebración eucarística y sin acceso al camarín, como medida de prevención, por la pandemia.

A través de las redes sociales, se transmitió la actividad cultural, con la serenata dirigida por los músicos de Labateca y las danzas de las escuelas de formación.

La próxima actividad religiosa se realizará el 8 de diciembre, fiesta del nacimiento de la Virgen María.