La Universidad Industrial de Santander logró patentar un mecanismo de control de plagas y una máquina de prueba de resistencia de materiales.

La primera patente fue otorgada por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil por una trampa que ayuda al control de la enfermedad del chagas. El artefacto a diferencia de otros existentes, permite una mayor captura de insectos vivos, pudiendo ubicarse fácilmente en zonas rodeadas de vegetación.

El invento consiste en una jaula plegable que puede ubicarse en los entornos ecológicos en que habitan estos insectos y en lugares donde se almacenan alimentos.

El mecanismo, inventado por el profesor emérito de la Escuela de Medicina de la UIS, Víctor Manuel Ángulo Silva, ya se comercializa en Colombia, mediante patente de la Superintendencia de Industria y Comercio.

Por su parte, la segunda patente fue expedida por la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos a una máquina de fatiga multiaxial inventada por profesor e investigador, Alberto David Pertuz de la Escuela de Ingeniería Mecánica.

Esta, pone a prueba la resistencia de materiales usados en la fabricación de piezas en la industria aeronáutica y automotriz.

Por Fabián Morales Gómez