De no haber sido por la expulsión de Daniel Muñoz, el embrión anímico hubiera hecho aumentar la diferencia de gol contra la Selección de Perú.

La victoria de la tricolor volvió a subir los ánimos de los colombianos.

La sorpresa, se dio previo al pitazo inicial, cuando Reinaldo Rueda decidió incluir al ‘vikingo’ Gustavo Cuellar, un medio centro ordenado desde sus indicios en el Deportivo Cali, que reforzó su marca por el fútbol brasileño, dándole solidez en defensa y ataque a la selección nacional.

Una vez rodó la pelota en el imponente Estadio Nacional de Lima, la tricolor salió a arrollar al combinado peruano con una presión en 3/4 de cancha, sin dejar pensar a los dirigidos por Ricardo ‘El Tigre’ Gareca.

El primer gol lo logró el oriundo de Guachené (Yerry Mina), quien además fue el que se echó al hombro a la selección en el mundial de Rusia 2018; la anotación la logró tras un doble cabezazo en el área rival.

El segundo gol, fue una jugada espectacular, iniciando con una pared entre Cuadrado y Medina, este último fue quien lanzó un gran centro y llegando desde el medio campo Mateus Uribe conectó la pecosa con un imponente cabezazo.

El tercero y último, lo logró el guajiro, Luis Díaz, quien tuvo un partido discreto por lo que comúnmente se le conoce, las gambetas y sus deslumbrantes corridas, aunque estas las guardó para apoyar en defensa a Tesillo, un hombre rígido en marca, pero lento en largas distancias.

Finalmente, la Selección Colombia logró recuperar su estilo, imponiendo el juego por el piso y las asociaciones por ambas bandas; en estos instantes la tricolor ocupa la sexta posición en el camino a Catar 2022, con una diferencia de menos 2 goles. El próximo compromiso será este martes contra Argentina (6:00 p.m.), encuentro que tendrá presencia de público en el Estadio Metropolitano de Barranquilla.