Luego de las advertencias por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sobre sancionar severamente a Rusia por el uso de mísiles hipersónicos para atacar a las ciudades fronterizas de Ucrania, el secretario de la OTAN, Jens Stoltenber ha advertido que un ataque químico por parte de Rusia podría causar consecuencias irremediables.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha advertido este jueves de que un ataque químico ruso en Ucrania “cambiaría enormemente la naturaleza” de la guerra que allí se libra y podría afectar también a países aliados vecinos, sin querer especular sobre si ello motivaría una reacción de defensa de la Alianza.

A estas advertencias, se suma también la posición del G-7, que estableció que se seguirán imponiendo “graves consecuencias” que serán sancionadas como dicta el derecho internacional si Rusia continúa con sus ataques y no detiene la guerra.

Por su parte, luego del encuentro extraordinario en Bruselas, los líderes de 30 países calificaron la invasión de Ucrania como una “amenaza” para la seguridad mundial.

Hasta el momento cuatro rusos han sido inculpados por ataques de piratería contra el sector energético en todo el mundo, según datos del Departamento de Seguridad de los Estados Unidos.