En el 2011, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, envió una sonda de la misión Juno para sobrevolar al planeta Júpiter.

No fue sino hasta este lunes que se detectó por primera vez una señal de radio procedente de Ganimedes, una de las lunas del gran astro.

Según la NASA, esta señal fue captada solo durante cinco segundos, mientras Juno sobrevolaba a una velocidad de 50 kilómetros por segundo, en la región polar de Júpiter, donde las líneas del campo magnético se conectan con la luna Ganimedes.

Uno de los funcionarios de la agencia estadounidense en Utah, Patrick Wiggins, declaró que la señal no tiene origen alienígena, precisando que “es más de una función natural”.

Créditos: JPL-Caltech

La sonda Juno fue enviada el 5 de agosto de 2011 y logró entrar en la órbita de Júpiter el 4 de julio de 2016, luego de viajar millones de kilómetros con el propósito de estudiar la formación y el desarrollo del quinto planeta de nuestro Sistema Solar.

La luna Ganimedes se considera como el satélite natural más grande de Júpiter y de todo el Sistema Solar. Con un diámetro de 5.268 kilómetros, logra ser el único que tiene un campo completamente magnético. Por estar compuesto por un núcleo de hierro cubierto de rocas y hielo, los científicos aseguraron seguir con más proyectos en este planeta hasta septiembre de 2025.

Por Silvia León Sisa