La mano de obra venezolana ha aumentado en la agricultura de Norte de Santander