La intolerancia genera preocupación en Ocaña