El 26 de febrero fue presentada por Ucrania una solicitud urgente de medidas provisionales ante la incursión militar rusa en su territorio dos días atrás. La Corte Internacional de Justicia luego de tener conocimiento de estas invasiones convocó a Rusia, para dar declaraciones al respecto de estas acciones violentas en contra de Ucrania.

El país ruso sustentó que los ataques habían sido con ocasión al incumplimiento de los acuerdos pactados en la Convención sobre la prevención del genocidio y acusó a las ciudades de Donetsk y Luhansk de iniciar la guerra.  La Convención sobre el Genocidio fue adoptada el 9 de diciembre de 1948 y tiene 152 Estados parte. Rusia y Ucrania se adhirieron al instrumento en 1954.

La Corte decidió exigir a Rusia la suspensión de las acciones militares, una decisión que fue aprobada por 13 votos a favor y 2 en contra. Los quince jueces integrantes del jurado de la Corte Internacional de Justicia, definieron que ambas naciones deberán abstenerse de cualquier acción que pueda agravar o extender o dificultar la disputa.

Por otra parte el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de nuevo para debatir sobre Ucrania, esta reunión fue convocada por seis países. En el encuentro se  destacó que los principales afectados han sido niños y población vulnerable que nada tienen que ver con la guerra y el conflicto y exhortó a los países donantes a aportar al Fondo de Emergencia de las Naciones Unidas para atender a las necesidades del pueblo de Ucrania.

Finalmente, la UNESCO anunció que proporcionará un lote de 125 equipos de protección personal y cursos de formación para los periodistas que están cubriendo la información en la guerra.