Con el fin de disminuir la emergencia por la disposición de residuos orgánicos en Bucaramanga, la alcaldía ideo esta nueva iniciativa.

Por medio del plan piloto comunitario de compostaje, que inicio desde septiembre del presente año, se lograron producir 30 kilogramos de abono orgánico, en una primera jornada que se desarrolló en el sector Reserva La Inmaculada, fase II.

Esta propuesta fue diseñada por la Alcaldía de Bucaramanga junto a la secretaría de salud y ambiente, con el propósito de contribuirle positivamente a la ciudad en cuanto a la disposición de los residuos orgánicos que se producen diariamente.

“Con residuos vegetales domésticos, susceptibles de degradar, evitamos que fueran al relleno sanitario, logrando convertirlo en abono o compostaje”, mencionó María Ruiz, profesional de la secretaría de salud y ambiente.

Para la producción de estos 30 kilos de abono, fueron necesarios 80 kilogramos de residuos vegetales y 20 días de espera para que se diera correctamente el proceso de degradación.

Este proyecto se lleva a cabo también en el barrio El sol, el Centro Vida ‘Años Maravillosos’ y el Colegio Bicentenario.

Frente a esta nueva iniciativa, las autoridades invitan a la ciudadanía para que sean consientes del daño que se le está haciendo al medio ambiente, y participen de estas jornadas, donde por medio del abono sostenible se aporta positivamente a la conservación del ecosistema.

Por Michelle Suárez.