La tetracampeona del mundo mostró un fútbol de ataque y presión alta, aplastando a una tímida Turquía.

La selección dirigida por Roberto Mancinni dominó el partido desde el inicio. Sin embargo, no fue sino hasta el minuto 53 que se adelantó en el marcador gracias a un autogol del defensa turco Merih Demiral.

Fue llegar el primer tanto para que se le abriera el arco al seleccionado italiano. Al minuto 66 Ciro Inmobile amplió el marcador. 2-0.

Pese a tener el dominio y un marcador a favor, los italianos continuaron atacando. Tanto así que en el minuto 79 de juego llegaría el definitivo 3-0 con otro tanto de Ciro Inmobile.

El juego mostrado por la Selección Italiana fue vistoso y al ataque, mostrando la evolución táctica que se viene dando desde 2006 para alejarse del clásico catenaccio italiano y más cercano al fútbol posicional y de posesiónde balón de la escuela holandesa.

Por Fabián Morales Gómez