Invasión de espacio público se volvió dolor de cabeza