Dos hombres se entregaron en zona rural del municipio de Hacarí, Norte de Santander.

Los hechos ocurrieron en la vereda Mesitas, cuando uno de los desmovilizados informó al Ejército que pretendían reclutar forzosamente a su primo de 16 años.

El grupo armado había desplazado a la familia del joven que logró acudir a las tropas de la zona.

A raíz de este hecho, se trasladó al grupo familiar hacia el municipio de Ocaña. Al mismo tiempo que la Defensa Civil y el ICBF activaron las rutas para el restablecimiento de los derechos del joven.

Los dos hombres desmovilizados llevarían delinquiendo año y medio en ELN.

Por Fabián Morales Gómez