Infractores de tránsito en Norte de Santander han pagado 32 millones de pesos en dos semanas