“Pachita” como fue bautizada, llegó a la CDMB, víctima de la mano salvaje del hombre, con una grave herida en su rostro.

Una verdadera hazaña logró realizar un grupo de veterinarios de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB), tras reconstruir la cara de una Kinkajú, una especie de mamífero pariente de los mapaches y coatíes.

La Kinkajú, fue trasladada por la Policía Ambiental a la CDMB, lugar al que llegó con daño en su labio superior, huesos de las fosas nasales expuestos al aire, progresiva infección y avanzado estado de desnutrición.

“Una vez el animal se recuperó de las infecciones, se procedió a realizar una cirugía plástica, procedimiento que en estas especies no es común. Dicho procedimiento fue una técnica de avance en ´H´, que consistió en tomar parte de los cachetes del animal y estirarlos hasta cubrir la parte superior del labio, y finalmente se realizaron las suturas correspondientes, quedando expuesta solamente la fosa nasal del animal, que posteriormente fue tratada”, explicó Juan Sebastián Mejía, médico veterinario de la CDMB.

A día de hoy, ‘Pachita’ logró superar un complejo proceso posoperatorio, que representó casi el 80% de todo su proceso de salvación.

Según la CDMB, la Kinkajú “pronto regresará a su hábitat natural para recorrer los vientos de su propio albedrío”.