En Cúcuta, el santandereano sacó el 80,60% de los sufragios y el cordobés alcanzó el 18,04%.

Aunque Norte de Santander decidió apoyar el plan de gobierno de Rodolfo Hernández, Gustavo Petro se convirtió en el presidente electo de Colombia y por primera vez llevó a la izquierda al poder, tras obtener el 50,44% de la votación (11.281.013 sufragios), contra el 47,31% (10.580.412 electores) del exalcalde de Bucaramanga.

En el departamento, Hernández logró el 77,84% del apoyo, con 557.406 votos; casi cuadruplicando los votos del senador y exmandatario de Bogotá, quien alcanzó 149.413 (20,86%).

El líder de la Liga de Gobernantes Anticorrupción ganó en 36 municipios, algunos de ellos de la subregión del Catatumbo; mientras que el candidato del Pacto Histórico obtuvo la victoria en solo en cuatro, también en esa convulsa zona de Norte de Santander y los más golpeados por el conflicto armado.

Al igual que en la primera vuelta presidencial, el 27 de mayo, el electo presidente recibió el respaldo mayoritario en El Tarra, San Calixto, Teorama y Hacarí, el cual osciló entre el 78% y el 91%. Hernández ganó en siete municipios del Catatumbo: Convención, El Carmen, La Playa, Ocaña, Tibú, Sardinata y Ábrego, con un apoyo que estuvo entre el 53% y el 82%.

En Cúcuta, la capital del departamento, el santandereano sacó el 80,60% de los sufragios y el cordobés alcanzó el 18,04%.

Leonardo Favio Oliveros Medina