Caimanes de Barranquilla se consagró campeón tras vencer a un poderoso equipo de República Dominicana, que era favorito y jugaba como local.

Con una pésima racha en las últimas dos ediciones, el país cafetero era señalado como la ‘cenicienta’ de la Serie del Caribe, pues se jugaron 10 partidos y todos terminaron en derrota.

Por esta razón, es que Caimanes de Barranquilla no llegaba como favorito a la presente edición; sin embargo, poco a poco se fue tomando confianza hasta llegar a ser la gran sorpresa del torneo.

El primer paso lo dieron contra Venezuela con un 6-1 a favor, seguido, le ganaron a Panamá 5-6; posteriormente perdieron contra México 0-1 y Puerto Rico 6-2, pero ya se habían asegurado en la semifinal, juego en el que vencieron a Venezuela, nuevamente, 8-1.

Finalmente, llegaría la hora de la verdad contra los Gigantes del Cibao de República Dominicana, juego que resolverían con solvencia tras un rally de tres anotaciones en la segunda entrada, para terminar en un marcador triunfador de 4-1.