Más de 10.000 personas podrían resultar afectadas por esta situación, según la Gobernación de Arauca
La diócesis de Arauca emitió una alerta dónde expresa la preocupación por las confrontaciones armadas y pide dejar a un lado a la población civil además de la asistencia del estado, la atención a los heridos y el respeto por la vida, teniendo en cuenta que dichos enfrentamientos entre las disidencias de las Farc y el ELN en Arauca dejan, hasta la mañana del lunes 3 de enero un saldo de 22 muertos y la amenaza de desplazamiento forzado de 2.000 personas en ese departamento.



Habitantes de los municipios de Tame, Fortul, Saravena y Arauquita han sido directamente afectados por estos combates que según informó la Octava División del Ejército, apunta a que surgen por el control de las economías ilícitas en esta región.


La Defensoría del Pueblo por su parte reveló que en las últimas horas se han presentado además de los homicidios y desplazamientos masivos, acciones como amenazas, retenciones ilegales y riesgo de desplazamiento forzado” en estos municipios.

A través de un comunicado el Ejército Nacional manifestó que, junto con la Policía Nacional, pondrán en marcha un dispositivo especial de seguridad que se trasladará a la zona para adelantar las investigaciones correspondientes. Además, informó que las operaciones militares continuarán de manera articulada con las autoridades en el departamento con el fin de proteger a la población civil.