Gobierno japonés pone su mirada en Bucaramanga