Funerarias, ¿Un negocio en cuarentena?

En medio de irregularidades una familia tuvo que asumir la partida de su ser querido, por la poca eficiencia de la funeraria a la cual le pagaban desde hace 17 años los servicios exequiales.

La familia Triana Medina, sufrió la partida de su padre al interior de un lugar de paso ubicado en el municipio de Los Patios. Una vez sucedió el hecho se comunicaron con la funeraria Los Olivos, pero según los afectados no se querían hacer cargo del cadáver de su ser querido.

Así mismo, la familia una vez evidenció la negligencia de la agencia fúnebre se trasladó desde el municipio de Toledo hasta la ciudad de Cúcuta, para adelantar el proceso del sepelio. El cadáver duró cerca de 24 horas tendido en la residencia.

Una vez lograron el servicio fúnebre, se enfrentaron a una nueva irregularidad a la hora de firmar los documentos, el cadáver de su padre figuraba con la sepultura de un persona con Covid-19, aún habiéndose demostrado el resultado negativo.

Los familiares destacan su atención como “denigrante” y le piden a las autoridades competentes investiguen el caso, ya que en la región no es el primero en conocerse.