Funcionarios de la CAS trabajan para atrapar vivo a un felino que está perjudicando al sector ganadero de Puerto Wilches