La FIFA desafiliaría a los jugadores y clubes que participen de la Superliga europea que reuniría a los clubes más poderosos de las principales ligas del viejo continente.

Con esto, el estamento mundial se suma a la UEFA en su reticencia a que esta competición se realice.

“Todo club o jugador implicado en una competición vería como consecuencia la prohibición a participar en toda competición organizada por la FIFA o las confederaciones”, escribieron en un comunicado conjunto las organizaciones reguladoras del fútbol mundial.

Además, dejaron claro que solo reconocen al Mundial de Clubes de la FIFA como “competición de clubes mundial”. Por otro lado, la FIFA solo reconoce las competiciones que organizan las respectivas confederaciones continentales.

Por Fabián Morales Gómez