Por medio de un comunicado oficial, el FBI ha alertad sobre la amenaza de posibles protestas armadas en todo el país.

Se trataría de un nuevo “levantamiento” a nivel nacional y de un nuevo intento de asalto al Capitolio, desde el domingo y hasta la toma de posesión del demócrata Joe Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos.

Funcionarios del FBI creen las personas que estarían planeando las manifestaciones hacen parte de grupos de extrema derecha, quienes en los últimos días han estado promoviendo un nuevo asalto, en caso de que Donald Trump, sea destituido antes de la posesión de Biden.

El Departamento de Seguridad Nacional tiene puesto en marcha nuevas y mayores medidas de seguridad para la ceremonia antes de lo programado. El presidente electo, el demócrata Joe Biden, aseguró que no tiene miedo de jurar su cargo en el exterior del Capitolio, como es tradición, durante el próximo 20 de enero.

Por: Silvia León Sisa