Varias viviendas quedaron inundadas de lodo, cuando se registró un fuerte aguacero en Ocaña, afectando mayormente al barrio Belén.

María Torcoroma vivió una noche de pánico, su casa se inundó de una manera impensable. Estuvo a punto de perder todo, sus electrodomésticos, ollas, colchones. Es por eso que hoy pide la mano solidaria de los nortesantandereanos.

“ Y yo con los niños, mi marido y mi hermana abrimos las puertas para que saliera toda el agua. Y por favor que me ayuden, ya que tengo dos niños pequeños”, solicita la mujer afectada, María Torcoroma.

En otro lado de la ciudad, las lluvias también afectaron calles y más viviendas, por el lodo y las piedras que cayeron en el lugar.

Las autoridades hacen un llamado para que las personas que viven en sitios de alto riesgo desocupen sus viviendas durante la temporada de lluvias, en el departamento.

Por Silvia León Sisa.