Británicos señalan la importancia de aplicar la segunda dosis, en un período mayor a las ocho semanas.

Mientras la población mundial avanza en la vacunación contra el COVID-19, científicos evalúan efectividad de los diferentes biológicos creados por el ser humano.

Es así, como la popularidad de la vacuna Pfizer, producida en Estados Unidos, ha hecho que propios y extraños indaguen acerca de su efectividad.

De acuerdo a lo anterior, un grupo de investigadores británicos de la Universidad de Oxford, tras varios estudios, concluyeron que, un periodo mayor de tiempo de aplicación entre la primera y segunda dosis produce más anticuerpos que combaten infecciones.

Finalmente, los investigadores resaltaron que, frente a la reciente variante delta, el periodo correcto de aplicación del segundo biológico de Pfizer, es a las ocho semanas, produciendo así una inmunidad superior al 87%.