Estéfany, promesa de la lucha santandereana