La Policía Nacional del Magdalena Medio dio a conocer la lista de las 12 personas más solicitadas de la región. Por información sobre la ubicación se ofrecen cinco millones de pesos.

En coordinación con la Fiscalía General de la Nación, se generó la expedición de varias órdenes de captura con el fin de ubicar a los señalados por delitos como el homicidio, feminicidio, hurto, porte ilegal de armas, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. 

Las personas que serán judicializadas son: 

Dayron Ricardo Córdoba Repizo conocido como “Riki” es buscado por el delito de homicidio agravado y tráfico, fabricación y porte ilegal de armas de fuego.

Arlington Polo Ariza se solicita por delito de feminicidio agravado y ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios. 

Arley Orjuela Serna, conocido como “Arley”, es acusado por los delitos de homicidio agravado y tráfico, fabricación y porte ilegal de armas de fuego. 

Boris Camilo Ruiz Orozco, alias “Ruso”, es buscado por los delitos de concierto para delinquir con fines de narcotráfico tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado.

David Arquímedes Palacios Vargas, conocido como “Moneda”, se solicita por los delitos de concierto para delinquir con fines de narcotráfico tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. 

Por los delitos de concierto para delinquir con fines de narcotráfico tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, son buscados Feiber Camilo Cortes Machado, alias “Feyber”; Luis Fernando Ovideo, alias “Costeño”; Mauricio Alvarez Segura, conocido como “Cirilo” y Luisa Elena Rinaldi Quintero, conocida como “La Tia”. 

Los otro ciudadanos solicitados por las autoridades deberán presentarse ante la URI por los delitos de hurto calificado y concierto para delinquir. 

Si conoce el posible paradero de las personas que aparecen en la lista, comuníquese a línea de emergencia 123 o al número de celular 3203053103 – 3202926089 o demam.sijin@policia.gov.co – sipol.demam@policia.gov.co, donde podrán dar su información. 

Por Silvia León Sisa