La mayoría de los perros y gatos del refugio fue abandonado por sus propietarios.

Los perros y gatos de un albergue en zona rural de Lebrija, Santander, recibieron la visita especial de integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) N° 13, quienes llevaron agua potable, debido a que es una zona con difícil acceso al recurso hídrico.

Los policías, acompañados de una patrullera médica veterinaria del Grupo de Carabineros, también llevaron una jornada de desparasitación y de valoración de la salud de cada uno de los animales.

La mayoría de estos canes y felinos fueron abandonados por sus propietarios en las calles, pero encontraron allí cobijo y una mano amiga.