Entre Óscar Julián Ruiz e Ímer Machado, registran más de 20 acusaciones por acoso y abuso sexual.

Esta semana, la FIFA inició una investigación formal contra dos exárbitros colombianos, quienes presuntamente forzaban a otros a sostener relaciones para que pudieran tener un ascenso y mejores oportunidades laborales.

Ímer Machado, quien es el director de arbitraje colombiano tiene 14 acusaciones por acoso y abuso sexual, mientras que Óscar Julián Ruiz, árbitro con gafete FIFA tiene 11 denuncias de presuntas víctimas por el mismo cargo, así como 30 testigos en su contra.

La investigación que tuvo sus inicios en el año 2019 en Colombia, y fue archivada por la Fiscalía, ahora se retoma con el ente regulador de carácter internacional a sus espaldas.

No obstante, el exárbitro Harold Perilla, quien fue el primero en denunciar el hecho y motivar a otros, a destapar la presunta corrupción al interior de la Comisión Arbitral de Colombia, indicó: “Él (Machado) siempre esperaba que estuviera distraído y me tocaba los testículos, la cola. Salía corriendo y hacia ese tipo de insinuaciones todo el tiempo conmigo y otros compañeros”.

“Comencé a hablar con víctimas y victimarios, y en este momento tengo un material probatorio grandísimo. Si alguna víctima se quiere echar para atrás o quiere decir algo que no es, yo tengo todas las grabaciones, y también las tiene la Fiscalía y la FIFA. Tenemos un material probatorio alto”, concluyó.