Entrenadores sustentaron sus planes de trabajo