Comerciantes y trabajadores de la zona protestaron por la actuación de las autoridades aduaneras.

Una batalla campal, que se extendió en varias calles del centro de Cúcuta y por casi tres horas, es lo que se vivió este martes luego de las 11:00 de la mañana. Unos allanamientos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) detonaron la protesta.

Los operativos se desarrollaron en unas bodegas de la calle 12, entre avenidas 6 y 7, en donde se almacenaba calzado.

Los funcionarios retuvieron un gran número de pares de zapatos, los cuales estaban guardados en unos diez costales y que fueron transportados en una camioneta de la DIAN.

Tras estos registros, los comerciantes y trabajadores de la zona, algunos de ellos encapuchados, se armaron de piedras, por lo que fue necesaria la actuación del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) y el uso de gases lacrimógenos.

El teniente coronel Sergio Saavedra, de la Mecuc, informó a los medios que se trató de un procedimiento de rutina y que los comerciantes solo deben trasladarse a las oficinas de la autoridad aduanera con los documentos que soporten la legalidad de la mercancía retenida.

Uno de los manifestantes se dirigió con un discurso a los agentes del Esmad, manifestándoles que están “atropellando” a unos “pobres que les pueden dar de comer a sus hijos”.

Para Francisco Palacios, veedor de la ciudad y quien estaba acompañado a los manifestantes, las autoridades están atacando a quienes cumplen con sus impuestos y trabajan, que, además, “aportan para pagar salarios a los funcionarios públicos”.

Leonardo Favio Oliveros Medina