Decenas de niños deben asistir a una escuela, ubicada en el sector más frío de Rusia, donde se alcanzan temperaturas por debajo de los -50 ºC.

Como una odisea es considerado salir de la casa y caminar hasta la escuela más fría de Rusia, según los habitantes de la localidad rusa Oymyakon, al oriente de Siberia.

Las temperaturas de esta región descienden hasta los – 52 ºC, y aún así, hay decenas de niños que llegan a estudiar al colegio, sin importar el clima. Cuando el frío supera la temperatura permitida por las autoridades, queda prohibido el tránsito y las salidas de los hogares, en esta localidad.

Los niños de esta región y de las dos aldeas aledañas Khara Tumul y Bereg Yurde, asisten a clases con más de cuatro abrigos y chaquetas, sintiéndose bendecidos cuando la temperatura es media con 40ºC bajo cero.

‘Nikolay Krivoshapkin’ es el nombre de esta escuela fundada en 1932, en honor a un reconocido personaje local. Los alumnos ingresan al recinto cerca de las 9 a.m., cuando aún está oscuro, ya que en la región el sol sale después de las diez de la mañana. Sus clases terminan a las 5 de la tarde, otra vez en medio de la oscuridad, debido a que el Sol se oculta desde las 2:00 p.m.

Según las autoridades locales, de manera milagrosa ningún niño, padre de familia o profesor ha sufrido algún accidente o enfermedad, ya que esta población está acostumbrada al clima extremo, haciéndose conocer a nivel mundial como el asentamiento humano más frío del mundo.

El 26 de enero de 1926 en esta región se registró la temperatura récord de -71,2 ºC , la más baja jamás registrada en una zona habitada.

Por Silvia León Sisa.