Un grupo de científicos descubrió una nueva forma ayudar al medio ambiente y los cultivos, gracias a una estrategia para que las vacas aprendan a ir al baño por sí solas.

Manteniendo el propósito de generar un mejor impacto medioambiental reduciendo la producción de amoniaco y óxido nitroso de los desechos de las vacas, unos investigadores iniciaron con la idea de enseñarle a estos animales a ir al baño, en una granja de Alemania.

El estudio del Instituto de Investigación de Biología de Animales de Granja, en Alemania, y de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, fue publicado este lunes de 13 de septiembre por la revista científica Current Biology.

Según los expertos, con este método se puede evitar que se acumulen y propaguen los residuos de las heces y orina de las vacas que generan amoníaco, un gas que se filtra en el suelo y que con la ayuda de microbios se convierte en óxido nitroso, terminando después en gas metano y el dióxido de carbono.

Con el hecho de que ahora las vacas pueden ser entrenadas para ir al baño, permitirá recoger y tratar los desechos, mantener el establo limpio, reducir la contaminación del aire y crear granjas más respetuosas con los animales.

Los terneros reciben un premio cuando orinan correctamente, gracias al entrenamiento “MooLoo”, que consiste en recompensar a los terneros cuando orinaban en la letrina; por su parte, como castigo se utilizan unos auriculares en el oído y reprodujimos un sonido muy desagradable cada vez que orinaban fuera.

Ahora que los investigadores saben cómo entrenar a las vacas, esperan trasladar esto resultados a granjas reales, en Alemania.

Por Silvia León Sisa.