Debido a la pandemia, los productores de calzado se han visto afectados por dos grandes problemáticas, por una parte el alto costo de los insumos y por otra, la falta de personal calificado para trabajar en su fábrica.

“Pues, el primero es por el aumento del precio de los insumos del calzado, después de que paso la pandemia, en mis 20 años trabajando nunca había vivido una situación como esta. Es impresionante y lo otro es que no hay personal calificado para realizar el arte que nosotros hacemos”, afirmó José Luis, propietario de una fábrica de calzado.

Allí, la producción mensual supera los 300 pares de zapatos, hechos 100% a mano. Su dueño, asegura que están produciendo con un bajo porcentaje de ganancia, todo a causa del alto valor de los insumos.

Los costos también afectan a los proveedores, que deben incrementar los precios a la cadena de producción. Y a esta crisis del sector, se le suma la falta de mano de obra calificada para fabricar zapatos, según afirman quienes hacen parte de este gremio.

En lo que coinciden fabricantes y proveedores es que el Gobierno Nacional debe mirar con otros ojos a este sector. En promedio, por cada microempresa fabricante de calzado se emplean cerca de 30 personas.