El secreto de la televisión regional para crecer en adversidad

En 25 años de transmisiones, el Canal TRO se ha convertido en la pantalla preferida del Gran Santander.

25 años Canal TRO

El Canal TRO emergió del sueño de hermandad entre los departamentos de Santander y Norte de Santander. Con el paso del tiempo, el anhelo se fue convirtiendo en realidad y tomó forma de una señal satelital de gran potencia, que surca los cielos de estas regiones y recorre las montañas, los valles y los ríos de sus 127 municipios, para ofrecer un mensaje de unidad y pujanza a través de los televisores.

Tras 210.000 horas al aire, este 22 de junio de 2020 llega a sus primeros 25 años, construyendo la historia y la identidad del nororiente del país.

Pero, esta idea no fue sencilla de materializar. A finales de los 90, los ingresos recogidos por su servicio de programación de contenidos no eran suficientes para hacer televisión.

Los días se tornaron difíciles porque muchas de las personas, que trabajaban como productores independientes y rentaban un espacio en las transmisiones, decidieron abandonar el canal.

La salida de estos profesionales desencadenó en una crisis económica, que se tradujo en embargos, iliquidez y deudas. Incluso, en la mente de varios de los Gerentes circuló la idea de clausurar la empresa.

Contra todo pronóstico, la situación de insolvencia nunca fue excusa para apagar su señal, que nació el 22 de junio de 1995, a través de la escritura pública No. 875, firmada en Cúcuta.

La decisión de replantear su modelo de negocio y abrirse camino como productor de sus propios contenidos, fue el primero de muchos gestos de resistencia, que han marcado su cuarto de siglo de existencia promoviendo la televisión regional.

“Estamos convencidos, y hablo de la junta directiva, del equipo humano y técnico, que la reinvención será el camino del éxito. No podemos hacer parte de este medio tan competitivo y cambiante, sin esa capacidad de adaptarnos a las nuevas dinámicas y ofrecer contenidos de calidad para las nuevas plataformas y sus audiencias”

Resaltó Amanda Jaimes Mendoza, gerente del Canal TRO.

La funcionaria, que asumió la dirección hace seis meses, asemeja la historia de este medio de comunicación a la de un testimonio de resiliencia, porque ha superado dificultades sin abandonar su misión principal de informar, educar y entretener a miles de hogares de Santander y Norte de Santander.

Y es que algo similar se vive por estos días de confinamiento, cuando el Canal celebra su nuevo aniversario. La parálisis de la economía, causada por la crisis sanitaria del Covid-19, también redujo sus ingresos, percibidos por la pauta publicitaria y produjo una suspensión en algunos proyectos audiovisuales.

Pero al igual que ocurrió en los primeros años de vida, el medio de comunicación emprendió un proceso de adaptación de sus líneas de producción.

Gran parte de sus 221 colaboradores, entre personal administrativo, humano y técnico, se encuentran laborando desde casa para responder con contenidos novedosos al desafío de retratar una realidad, que se encuentra en aislamiento social.

“La historia del Canal TRO ha estado enmarcada en varias luchas para ser creado, para salir al aire y para tener los equipos óptimos. Sus imágenes siempre han estado en las noticias que han tocado la fibra del Gran Santander.”

Destacó Mario Matilla Barajas, defensor del televidente desde 2002.

Las nuevas apuestas

En los primeros cinco meses de este año, la señal del Canal TRO ha llegado a 75.000 hogares en Santander y Norte de Santander, logrando un incremento mensual de más de 1.000 televidentes nuevos con respecto al mismo periodo de tiempo de 2019.

Esta aceptación por parte de la audiencia obedece a los nuevos estrenos en su oferta audiovisual, que se siguen rodando a pesar de las limitaciones actuales de la industria.

Desde el pasado 4 de mayo, en los televisores del nororiente del país se empezó a transmitir “¡Presente! Profe”, un programa dirigido a niños entre 7 y  11 años, que recrea la experiencia educativa del aula de clases, a través de la pantalla chica.

Esta coproducción, que se logró gracias a una alianza con la Gobernación de Santander, ha significado un gran acierto para el Canal, porque en sus dos meses de trasmisión se ha encargado de atraer la atención del público infantil hacia una parrilla dirigida a una población más adulta.

Otra apuesta ha sido “Sana distancia”, una alternativa de la franja prime time para los más grandes. Su propósito consiste en profundizar sobre hábitos de cuidado y rutinas de higiene de la mano de los especialistas, para afrontar esta contingencia sanitaria. 

Asimismo, el sistema informativo del noticiero Oriente Noticias se sigue fortaleciendo y aprovechó la actual coyuntura para ampliar su red de corresponsales con dos nuevos rostros en Tibú, Ragonvalia y Herrán, zonas consideradas claves en la agenda informativa de la frontera con Venezuela.

En las próximas semanas, los municipios de las provincias Guanentina, Comunera y Soto Norte, en Santander, serán incluidos en esta cobertura regional.

Como ocurrió desde sus inicios, la hazaña de replantear constantemente sus servicios y unidades de negocio, ha escrito la historia del Canal TRO.

Aunque algunos retos ha supuesto grandes desafíos de transformación para el medio de comunicación, sus empleados siguen por la senda de la esperanza y el cambio para reinventar la pantalla preferida del Gran Santander.

Comunicaciones Canal TRO