El Papa pide igualdad a la hora de expandir la vacuna por el mundo

    “Qué triste sería si para la vacuna COVID-19 se da prioridad a los más ricos” expresó el papa Francisco.

    Hace pocas horas, el Papa en su audiencia habitual general expresó algunas palabras referentes a la lucha de intereses económicos que se comenzó a generar en el mundo, por parte de las naciones en medio de la carrera por culminar una vacuna efectiva contra el COVID-19.

    “Qué triste sería si el acceso a la vacuna contra el COVID-19 fuera una prioridad para los más ricos. Sería triste que la vacuna se convirtiera en propiedad de tal o cual nación y no fuera universal para todos”, aseguró.

    De igual forma, el pontífice manifestó que sería lamentable que, mientras la lucha entre clases se hace cada vez más grande y los pobres fallecen en sus escasas viviendas, con un limitado acceso a la salud pública, se beneficien a las grandes industrias que buscan intereses propios.

    “Qué escándalo sería si toda la ayuda económica que estamos observando, mayoritariamente con dinero público, se destinara a salvar a aquellas industrias que no contribuyen a la inclusión de los excluidos, a la promoción de los últimos, al bien común y al cuidado de la creación”, añadió.

    Finalmente, el papa Francisco le pidió a los gobiernos luchar además de la pandemia, contra el virus que lleva millones de años perjudicando al mundo “el de la injusticia social, la desigualdad de oportunidades, la marginación y la desprotección de los más débiles”