El municipio del Palmar, Santander, es un ejemplo de tolerancia y convivencia