El pasado 18 de marzo el equipo fue desafiliado del fútbol nacional por parte de la Federación Colombiana de Fútbol y la Dimayor.

La Superintendencia de Sociedades confirmó en audiencia pública el acuerdo de reorganización para el regreso del Cúcuta Deportivo, acción con la que se buscará reestructurar las deudas adquiridas para volver a competir en el fútbol nacional.

Con esta decisión, el equipo motilón, tiene un plazo de 13 años para saldar sus deudas sus con sus acreedores, por valor de más de $13.000 millones, que lo dejó sin el reconocimiento deportivo por parte del Ministerio del Deporte de Colombia.

El alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, se mostró optimista ante el regreso a la vida administrativa de Cúcuta Deportivo y manifestó que dio su voto positivo al acuerdo de reorganización de la sociedad deportiva.

El reto del Cúcuta Deportivo ahora, es lograr pagar sus deudas sin los ingresos tradicionales de derechos de televisión, transferencias de jugadores y patrocinios deportivos en el pazo estimado por la supersociedades.