Pese a que la ampliación de la licencia ambiental para ampliar el tiempo de funcionamiento del relleno sanitario por parte de la Anla, seguiría funcionando hasta octubre de 2022.

En un principio, El Carrasco dejaría de funcionar el 3 de mayo de 2021. Sin embargo, la Empresa de Aseo de Bucaramanga le solicitó a la Autoridad de Licencias Ambientales que le permita ampliar seis fases de la celda dos, donde actualmente se vierten los residuos.

Esto con el fin de dar cumplimiento al plazo de 24 meses que establece el Decreto de Emergencia 0365 de 2020. La solicitud fue evaluada por la Anla, dando como respuesta que la decisión le corresponde a la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga.

De esta forma, el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, AMB, la Emab y el Área Metropolitana, deberán garantizar el buen funcionamiento de la celda para la disposición de residuos de la ciudad.

La capital de Santander produce 530 toneladas de desechos diariamente. Cifra que se desea bajar mediante políticas de reciclaje.

Por Fabián Morales Gómez