El alza en las temperaturas del océano afecta la reproducción de este pilar fundamental del ecosistema marino.

Según una investigación, publicada en Journal of Conservation Physiology, las temperaturas más altas del océano reducen los tiempos de respuesta a la congelación que emplean las crías de estos animales para evitar ser devorados por los depredadores.

Los embriones de tiburón que se desarrollan en las cápsulas de huevos que expulsa esta especie, están resultando más vulnerables a la depredación debido al calentamiento del océano.

Según Daniel Ripley de la Universidad de Manchester, las temperaturas más altas reducen los tiempos de respuesta a la congelación que emplean los animales para evitar ser devorados por los depredadores.

En el laboratorio, Ripley comparó el tiempo de respuesta a la congelación de embriones de tiburón gato con manchas pequeñas, que miden de 7 a 8 centímetros de largo, a una temperatura del agua de 15 grados Centígrados y una temperatura del agua de 20 grados Centígrados.

Lo anterior, resultó en una disminución de 7 veces en el tiempo que los animales se congelaron después de un ataque simulado de un depredador, imitando los movimientos suavemente a la cápsula de huevos.

Y eso podría tener importantes consecuencias para los tiburones embrionarios en un mundo en calentamiento. Poder congelar es clave para evitar depredadores y si el calentamiento significa que los tiburones bebés no podrán congelarse por tanto tiempo, podría reducir la cantidad de tiburones que sobreviven hasta la edad adulta.

Por Fabián Morales Gómez