El conjunto colombiano perdió el partido de vuelta contra Paranaense de Brasil.

Los dirigidos por Juan Carlos Osorio, cayeron goleados por 4-1 en condición de visitante y cerraron la llave de octavos de final con dos derrotas.

Los diablos rojos necesitaban dar vuelta al 0-1 del partido de ida. Sin embargo un gol de Vitinho a los 26 minutos de juego, alejaría sus posibilidades de clasificación a los cuartos, aún más.

Situación que se remarcó tras la expulsión del defensor derecho Kevin Andrade en el minuto 55.

Sin embargo, habría una luz de esperanza cuando Adrián Ramos empató el partido desde el punto penal a los 70 minutos.

Pero las ilusiones se esfumaron un minuto después, cuando Vitinho marcó su segunda anotación, desplomando la moral del equipo que encajó dos goles más: uno de penal de Nikao a falta de 11 minutos para el final del juego y uno de Fernando Canesin sobre el séptimo minuto del tiempo añadido.